Por increíble que parezca, puedes cambiar tu vida si mencionas que tienes una rana como mascota en medio de una conversación de negocios o llevando una foto de un hermoso bebé en tu cartera, según el último libro del popular psicólogo Richard Wiseman, quien dice basar totalmente sus recomendaciones estrictamente en hechos científicos.

El ex-mago, quien tiene un doctorado en Psicología, argumenta que cambios aparentemente pequeños en nuestras vidas corrientes pueden alterar significativamente nuestros resultados.

cambiar tu vidaSu nuevo libro de auto ayuda, “59 segundos. Piensa poco. Cambia mucho”, está lleno de evidencia basada en estudios empíricos realizados en una gran variedad de publicaciones científicas. Lo que logra el Dr. Wiseman en su libro es resumir dichos estudios en pequeñas recomendaciones que, aparentemente, pueden cambiar nuestras vidas.

El libro incluye capítulos en áreas tan diversas como el trabajo, las relaciones, la atracción, la toma de decisiones y el manejo del estrés. Derren Brown, el famoso ilusionista británico, ha comentado al respecto del libro que “es un triunfo del consejo probado científicamente sobre las engañosas y típicas afirmaciones de los libros de auto ayuda”.

El Dr. Wiseman cree que los consejos científicamente probados que ofrece su libro son mucho más objetivos que cualquier recomendación encontrada en los típicos libros de auto ayuda. Vamos, que sí funcionan si los aplicas, tengas fe en ello o no.

Por ejemplo, en cuestión de relaciones con la pareja, el libro muestra que la mejor forma de evitar la infidelidad personal es llevar una foto de la pareja siempre con uno mismo, en la cartera. Y que para asegurar que si perdemos la cartera esta sea devuelta, la mejor forma de hacerlo es llevando dentro una foto de un hermoso bebé, ya sea el nuestro o no.

Suena raro pero la estadística demuestra que las personas que mencionan que tienen una rana por mascota en medio de una conversación de negocios obtienen más ventajas de la negociación que el oponente.

O que las metas personales se cumplen mejor si las compartimos con todas las personas que nos rodean. Otras recomendaciones son, por ejemplo:

Para sentirse feliz, forzar una sonrisa, aunque sea falsa, en el rostro por más de 20 segundos.

Para dominar una reunión grupal, buscar colocarse en el centro de las personas.

Para agradar y atraer más fácilmente a una persona en una cita romántica, buscar enfocarse en las cosas que a ambos desagrada e imitar su postura corporal.

Si deseas generar confianza a la primera, por ejemplo, en una entrevista de trabajo, comienza confesando una debilidad. Ya después hablarás de tus fortalezas las cuales serán más creíbles en ese momento.

Las estadísticas pueden darnos señales curiosas pero efectivas, como la de la rana, por ejemplo. Y una estadística indica que un cierto porcentaje de las personas dio positivo y el resto negativo. Pero si buscas algo en lo que todos los que lograron el cambio coinciden es en el compromiso o deseo por cambiar.

100% de las personas que logran un cambio en su vida están absolutamente comprometidas con el cambio. Punto. Ya después mencionarás que tienes una rana por mascota y, para mejorar tus dotes de ligue, buscarás afanosamente encontrar cosas que ambos detestan mientras imitas sus posturas corporales.

Como experto que me considero en cambio organizacional, me doy cuenta de que en las empresas es muy parecido, si no idéntico. Para lograr un cambio efectivo, con frecuencia sólo son necesarias pequeñas decisiones.

Por cierto, nunca lo había mencionado antes pero efectivamente tengo una rana por mascota, aunque te cueste creerlo.

Entradas relacionadas