Habilidades de venta. La importancia del posicionamiento.

O cómo hacer que siempre nos abran la puerta y nos escuchen con interés.

Conozco a alguien a quien siempre reciben y abren la puerta. Se identifica como una persona que toca la puerta tres veces y en cada ocasión, menciona el nombre de la persona a quien busca. Por ejemplo, cuando busca a su amigo Leonard, cada toque de puerta va acompañado del nombre de su amigo y tienen que ser ambas cosas hechas tres veces, ni una más ni una menos.

En la famosa serie a la que estoy haciendo referencia y que no voy a nombrar, la persona en concreto, Sheldon, es ampliamente conocido por sus excentricidades personales y sociales, además de por su elevada inteligencia.

Podemos decir que está bien posicionado, usando una terminología más de comercialización que de ninguna otra cosa. Y cuando uno está bien posicionado, las puertas se abren solas y siempre.

En las ventas pasa lo mismo y, sin embargo, es sorprendente la cantidad de personas que obvian esta parte o, de plano, la ignoran brutalmente, lo que provoca que todo lo que sigue no obtenga el beneficio que se busca.

Y si decides seguir leyendo te voy a contar con precisión cómo hacer que te presten atención el 100% de las veces.

Leer más