Web de Francisco Senn

Tecnología Humana y Coaching

Qué es la PNL

Qué es la Programación Neurolingüística.

Era la primavera del 96 y era México. Acababa de fundar una nueva empresa de consultoría (la segunda pues la primera ya había quebrado) y me encontraba trabajando en el dosier y demás material de marketing de la nueva y recién creada compañía.

En la cuarta página del dosier se podía leer en letras resaltadas “Expertos en Programación Neurolingüística y cambio organizacional”, expresado como una gran ventaja competitiva.

En ese momento me sentí plenamente enamorado de mi dosier, de su contenido tan dossierexclusivo y completo, de su apariencia y diseño. Recuerdo haber sentido que con esa ventaja, la PNL, no nos ganaba nadie. No recuerdo, sin embargo, ningún cliente preguntándome “Pero, ¿qué es eso de la PNL?”.

Lo que yo consideraba como algo extraordinariamente atractivo no atrajo a nadie, o no entendían qué era ese acrónimo, la PNL, pero no estaban dispuestos a admitirlo. Hoy en día es posible, muy posible, encontrar muchas personas que han estudiado PNL y cuando les preguntas qué es, te dicen cosas raras o vagas, por decir lo más amable que se me ocurre en este momento.

Vamos, que si compras un ordenador y te sueltan unas cuantas expresiones incomprensibles no pasa nada.  No vas a entender mucho (o nada) pero no importa porque lo que vas a buscar es el precio.

Pero en consultoría, aparentemente, no resultó igual y no tuve ningún cliente que comprase mis servicios basado en esa gran ventaja competitiva. Y ciertamente lo era. Era la más grande ventaja competitiva que un consultor de cambio organizacional pudiera tener.

19 años después me sorprendo de saber que tanto en España como en México existen hoy en día cursos abiertos para esta extraordinaria disciplina y, como pude leer en uno de ellos, hablando de cómo aplicarla a las empresas.

Voy a ser atrevido e inédito y voy a tratar de explicar lo que es la PNL en un muy breve artículo. Si no se entiende siempre queda la opción de ir y tomar un curso.

La Programación Neurolingüística nació como tal en 1974, en un trabajo conjunto realizado entre Richard Bandler, un genio programador de ordenadores y Psicólogo, y John Grinder, otro genio de la lingüística. Buscaban simplemente entender y duplicar los procesos de cambio de los más grandes terapeutas conocidos en ese momento: Virginia Satir, Fritz Perls y Milton Erickson.

Descubrieron que estos tres terapeutas, y otros más ciertamente, utilizaban ciertas técnicas o herramientas que permitían un cambio drástico, rápido y efectivo en los pacientes. Estudiaron dichas herramientas, las codificaron y las adaptaron para ser duplicadas por cualquier otra persona y las llamaron PNL. Y por más breve que quiera ser, no es posible dar por terminada esta historia todavía. Así que, aguante un poco más.

Bien, es posible que a estas alturas se esté preguntando “¿Por qué las llamaron PNL?”, lo cual es muy bueno y habla bien de usted. Vale, pues esto es porque descubrieron que, en primer lugar, los humanos funcionamos basados en programas, es decir, comportamientos automatizados. Y, en segundo lugar, que estos programas estaban creados por nuestros patrones lingüísticos y nuestra neurología, lo que nuestro cerebro se representa en base a nuestras percepciones neurológicas, es decir, las recibidas por los cinco sentidos.

En pocas palabras, percibimos la vida a través de nuestros cinco sentidos y le damos interpretación a estas percepciones a través de nuestras palabras, es decir, el lenguaje. Entre ambas cosas, percepción e interpretación lingüística, creamos un programa. Este programa es responsable de nuestras acciones y estas, a su vez, de las decisiones que tomamos y en última instancia, de los resultados que obtenemos en la vida.

¿Por qué alguien es impuntual? ¿Se lo has preguntado alguna vez? “Sus padres eran impuntuales y se le pegó” o “Fue educado en la cultura de la impuntualidad” o” lo que quieras”. Y, ¿si sólo fuera simplemente un programa? Es decir, está programado para ser impuntual. Entonces ser puntual va a ser cuestión de cambiar el programa. Esto es simplemente extraordinario, si es cierto.

La siguiente gráfica pretende mostrar cómo funciona el proceso de creación de experiencias de vida.

pnl_resultados

 

 

Digamos que no estamos contentos con los resultados que estamos obteniendo (realidad experimentada), que nuestros deseos están lejos de nuestra realidad. Es entonces cuando queremos cambiar la realidad que experimentamos. No nos gusta porque no se parece a lo que deseamos experimentar.

Hacemos cosas diferentes (iniciamos una dieta, un programa de ejercicios, nos registramos en un gimnasio, contratamos a un terapeuta) y esperamos resultados diferentes. El problema es que nuestras interpretaciones acerca de lo que las cosas significan no ha cambiado. Es decir, no han cambiado nuestros programas. Por lo mismo,  nuestros resultados seguirán siendo los mismos de siempre, es decir, inadecuados.

¿La solución? Parece que la única solución eficaz es cambiar nuestros programas y para esto es para lo que es especialmente útil la PNL. Sin miedo a equivocarme me atrevo a decir que la PNL es uno de los descubrimientos más importantes de la humanidad en el campo de la conducta humana.

En las empresas es exactamente lo mismo. El cambio es cuestión de técnicas y no de capacidad. Todas las empresas son capaces de cambiar, si saben cómo y están suficientemente motivados. La PNL dice el cómo, aunque la motivación corre por cuenta propia.

Construimos el mundo con nuestro cerebro y algo más. Algunos llaman a ese algo más mente. Cuando la mente y el cerebro están coordinados, trabajan en conjunto y no una contra el otro, entonces somos más capaces de crear el mundo como lo deseamos y no como nos sucede. Pero aún una mente lúcida y controlada necesita saber cómo funciona el cerebro y, la PNL, en breve, parece ser exactamente un manual de uso del cerebro. El mejor manual de instrucciones de uso que jamás se ha escrito y que es comprensible casi para cualquier persona (si yo pude comprenderlo razonablemente bien, usted puede sin duda).

Con PNL las personas pueden dominar sus conductas, diseñar sus programas y alcanzar sus deseos más profundos al hacerlos realidad. Uno descubre que en realidad tenemos mucho más control sobre el mundo que el que ejercemos.

Con PNL las empresas pueden hacer mensajes de comercialización más eficaces y asertivos, dirigir mejor los procesos internos de cambio, superar o solucionar mucho más eficazmente los problemas recurrentes con los que se enfrentan.

El CEREBRO es la más extraordinaria herramienta de la creación y está a nuestra disposición desde que nacemos. Mi maestro de PNL, Richard Bandler solía decir que el cerebro tenía dos problemas: que no venía con un manual de instrucciones de operación y que había sido gratuito, y, como todo lo gratuito, no lo valoramos suficientemente. Es más, si observamos a la mayoría de los seres humanos, no solamente no lo valoramos, lo desperdiciamos inútilmente llenándolo de basura y contaminación de todo tipo.

Si somos capaces de imitar la función del cerebro (eficaz, eficiente, infalible) en cualquier organización empresarial (esta es la esencia del movimiento organizacional “Neuromanagement”), entonces esta organización pasaría de la etapa de competición a la etapa de creación, siendo capaz de aportar soluciones extraordinarias a un mundo en el que parece que ya todo está inventado.

En breve, la PNL es la ciencia de los resultados.

Y, ahora caigo, el problema que yo tuve con mi primer dosier de empresa es que era demasiado breve.

Entradas relacionadas

1 Comentario

  1. myriamsico@yahoo.com.mx'

    Myrian

    Me parece muy interesante, el tema es profundo y creo que si lo podemos estudiar y llevarlo a la práctica haríamos cambios importantes en nuestra vida y dejaríamos de ser un tanto indiferentes ante las situaciones y personas con las que nos cruzamos en el camino a través de los años.

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén