¡Bienvenidos al futuro!

O, más bien, al presente de la formación: el Webinar. En este nuevo mundo de la vida digital, para el que no existía lenguaje, se denomina Webinar a un seminario o curso de formación impartido directamente a través de Internet. En este curso o seminario o taller, el participante recibe directamente la instrucción a través de su ordenador o PC, que debe de tener una conexión activa a Internet y, opcionalmente, cámara de vídeo y micrófono.

webinarsA través de enlaces predefinidos, los participantes tienen acceso a la retransmisión del evento desde la comodidad de su hogar, o desde donde quiera que deseen recibir la instrucción o formación.

Algunos dan la posibilidad de realizar preguntas usando el micrófono del ordenador, aunque en la mayoría de las ocasiones, las preguntas se realizan a través de convenientes chats y usando el teclado del equipo.

Normalmente no se requiere de un equipo ordenador muy sofisticado y uno básico permite recibir la formación en perfectas condiciones, aunque sí se recomiendan ciertas velocidades de subida y bajada de información para asegurar la mejor calidad de vídeo e imagen posible: Upload (subida) recomendado 500kbs; Download (bajada) recomendado mínimo 1Mb. Aunque son términos técnicos que no todo el mundo domina, es muy sencillo para la mayoría de las personas en la actualidad tener acceso a los datos mencionados.

En la actualidad, la formación a través de Webinars (o Webinarios, en su forma castellanizada) tiene crecimientos exponenciales año tras año, situándose en la plataforma de educación preferida en la actualidad en el ámbito empresarial. Para más información acerca del término y sus características y funcionalidades como método didáctico, puede visitar este enlace.

Ventajas de la educación o formación a través del Webinar.
  1. Dinero. La primera y evidente ventaja es el coste. Tanto el formador como el participante ven reducidos ampliamente los costes de producción, repercutiendo en un precio al participante enormemente más bajo. No estamos hablando de un 10% menos, estamos hablando de reducir el coste de la formación en al menos un 50% o más, en la mayoría de los casos.
  2. Tiempo. Evidentemente, no necesitamos invertir tiempo en trasladarnos al lugar en el que se desarrolla el evento formativo, ni para regresar a nuestro lugar de destino. Adicionalmente, son reuniones muy productivas porque se va directamente al meollo de la capacitación, por lo que recibimos la información en el menor tiempo posible y necesario.
  3. SE adecua a nuestras necesidades de distribución de tiempo, realizando la formación después de trabajar, por ejemplo.
  4. Se favorece la autodisciplina, la autoeducación y la autogestión, todas ellas características importantes en las personas de éxito en la sociedad contemporánea.
  5. Las nuevas tecnologías permiten una más que decente inmersión en el proceso formativo a través del audio, vídeo y material de trabajo.
Desventajas, como todo en la vida, las tiene.
  1. Se elimina la interacción directa con el formador, se suprime información de manera inevitable y que los seres humanos usamos para comunicarnos (no verbales, fisiología, etc.). Sin duda la calidad del proceso se ve reducida en algún porcentaje no medido, pero existente.
  2. Igual que un twitt (150 caracteres) resulta insuficiente para enviar ciertos mensajes, una hora y media de Webinar puede resultar insuficiente para impartir una formación. Por eso, con frecuencia los cursos se componen de varios Webinars y no uno solo. Las personas con poca capacidad de autogestión pueden empezar el curso pero no terminarlo, mientras que en un curso de formación tradicional, nos vemos obligados a terminarlo, a estar ahí hasta el final. Aparentemente, los Webinars requieren de personas más maduras.
  3. Networking. Se limita o reduce considerablemente la capacidad de realizar Networking, esto es, conocer a otras personas en el mundo de los negocios para definir si se pueden llevar a la prácticas procesos de cooperación. Sin embargo, el Webinar es el lugar mejor diseñado para llevar a la práctica esta parte esencial en el proceso de crecimiento de cualquier iniciativa emprendedora.
  4. Cansancio y distracciones.  Más de un par de horas pegados al monitor del ordenador no son ya cómodas y, además, en nuestra casa, por ejemplo, estamos sometidos s un montón de distracciones e interrupciones. Además de necesitar un espacio retirado en el que “asistir” al evento, cosa que en muchas casas no existe o no es posible disponer del mismo.
Conclusión.

Aún considerando las desventajas, que sí las tiene, el Webinar se convertirá inevitablemente en el medio preferido de formación en los años inmediatos por venir, dado que los ahorros en coste y tiempo son los elementos fundamentales considerados a la hora de formarnos, más inclusive que la calidad del contenido o la capacidad del formador. Con el tiempo, más pronto que tarde, las mejoras técnicas y de realidad virtual, permitirán que la formación en Webinars sea indistinguible de la formación presencial. Yo me iría preparando para un futuro que ya llegó.

 

Entradas relacionadas