Web de Francisco Senn

Tecnología Humana y Coaching

Cómo identificar el dominio del EGO en la sociedad actual

Este artículo puede ser de una importancia absoluta en la vida de muchas personas, interesadas como yo en acceder a estados de plenitud, felicidad y bienestar personal, que, al final, parece que es lo único importante de la vida.Ego-Knowledge-ygoel.com_

Mucho se escribe entorno a este concepto, el EGO, y poco me parece a mi que se comprende. Yo no creo poder decir que sé lo que es, pero sí puedo asegurar que lo estudio a profundidad y que cada vez, siento, me es más fácil identificarlo. Me doy cuenta de cómo ejerce su poder y nos lleva a tomar decisiones que, tarde o temprano, nos provocarán sufrimiento.

Esta es la parte opcional de la vida, que diría Buda, la de sufrir, dado que la del dolor es inevitable. Como dolor es lo que a lo mejor, provoco con mis palabras siguientes, mismas por las que por adelantado pido perdón. Espero que su EGO me lo pueda perdonar.

Habiendo experimentado en carne propia los errores y sufrimientos que ha supuesto tomar decisiones, sin saberlo, claro, basadas en el EGO más que en mi felicidad y en la de los demás, sé que el EGO se caracteriza por dos cosas, entre muchas otras con seguridad. Se caracteriza por una búsqueda constante en tener la razón y por la defensa a ultranza de las etiquetas sociales (títulos, posiciones, puestos, nombramientos y cualquier cosa que encaje detrás del verbo “ser”).

Una persona muy especial en mi vida puesto que me enseñó muchas cosas en consultoría, fue mi jefe Larry. Larry era el Director General de la primera empresa de consultoría en la que trabajaría yo 9 años, y al menos 6 de los cuales a Larry le tocó trabajar en México y con mexicanos. Larry solía decir con absoluto convencimiento que, de todos los aspectos de dificultad que conllevaba trabajar con mexicanos, el más complicado e intratable era el, en sus palabras, “big f… mexican ego”.

Nunca tuvo dudas de la capacidad de trabajo de los mexicanos, ni de sus competencias personales elevadas ni de su lealtad, etc. (aunque sí tuvimos episodios de traición consumada por personas importantes en momentos inesperados, pero eso pasa en todo el mundo), pero en el momento que los EGOS entraban en acción, la cosa se volvía complicada. Ya sabe, tener la razón y dejar muy claro “quién soy” y “lo importante que soy para la empresa”.

Si es usted mexicano, ya me imagino lo que está pensando: “Si no le gustaba México, se hubiera largado a tal y cual parte”. La cosa es que Larry amaba México y a los mexicanos, pero si usted siente que su persona está siendo atacada, el EGO se vuelve loco y, desconociendo hechos importantes, como el amor de Larry por México, lo hubiera puesto de patitas en la frontera con certificado de no retorno. Y hubiera cometido un error, porque Larry ayudó a un sin número de personas desamparadas en su país adoptivo.

Cuando vemos ejemplos de soberbia y prepotencia en servidores públicos, para mi es evidente un caso de dominio patológico (enfermizo) del EGO tratando de comunicar a los cuatro costados “quién soy yo”. Las palabras “es que es muy poderoso” son como miel para nuestros odios.

Recuerdo hace un par de años en México en una reunión con antiguos conocidos, que no amigos, la esposa de uno de ellos me preguntó que cómo me nos iba, a mi familia en general, en España. Le dije que muy bien, que estábamos a gusto. Sin yo saber por qué, empezó a reclamarme que cómo era posible que despreciase a México, que me había dado tanto y que era un país tan grande como cualquier otro, de hecho, mejor que España.

Por lo visto, para esta mujer y su EGO, que yo estuviera a gusto en España era sinónimo de desprecio para México. Como que una vez que vives en México, ya no puedes vivir en ningún otro lado sin extrañar la hermosa tierra mexicana. Reconozco que no pasa un día en que no extrañemos un plato de chilaquiles en casa, pero lo compensamos con un jabugo de vez en cuando, que no es lo mismo pero sabe bien. A  nuestros amigos mexicanos no los podemos compensar tan fácilmente y tal vez, esa sea la parte difícil de un cambio de país.

Resumiendo, me queda claro que el mexicano trae un poco el EGO fuera de control. Por eso, no me sorprendió en lo más mínimo que el español mostrase deficiencias egotistas, como diría Tollé, más grandes si cabe que nadie que yo haya conocido antes en mi vida.

Si quieres conocer el EGO de los españoles, date la oportunidad de ver y escuchar un debate televisado, una discusión entre personas de diferente forma de pensar. No permiten que nadie exprese sus ideas y todos se interrumpen constantemente, terminando el tiempo programado con una mínima expresión de ideas coherentes, en la mayoría de los casos.

La lucha por tener la razón es impresionante, lo cual es un síntoma evidente del dominio del EGO y la pérdida de la conciencia. En muchos aspectos, aquí se respira la incapacidad de convivir con los diferentes en pensamiento, aunque se hace un tremendo énfasis en la tolerancia por las diferencias físicas. Vamos, que puedes ser completamente diferente por fuera, pero o piensas como yo (le vas al mismo equipo de fútbol al mismo partido político, al mismo candidato, a la misma ideología), o no te tolero.

A nivel público y político, estamos ahora viviendo en España una lucha feroz de EGOS por ocupar una serie de posiciones por una serie de personas que , al parecer, sin esas posiciones, no son nada. En general, el concepto de bienestar de país, de la comunidad, es utilizado con ligereza y de manera manipulativa, cuando queda evidente que las verdaderas intenciones son reforzar el EGO y tener la razón, sin importar lo demás.

Y ni nos metamos en otra característica típica del actuar egotista: el uso del pasado constantemente para definir el presente. En este sentido, tanto mexicanos como españoles merecen una mención especial, un reconocimiento mundial. Los mexicanos anclados en un glorioso pasado precolombino que tuvieron que descomponer los españoles salvajes de la época y los españoles viviendo hoy en día rencores y odios generados por otras personas hace casi 80 años, borrando nombres de calles y tirando estatuas de personas que casi nadie recuerda quienes fueron y los que lo recuerdan lo recuerdan generalmente mal.

Cada secuestro nuestro hacia el pasado es un intento del EGO de autoregenerarse, de fortalecerse y seguir controlando un mundo basado en la culpa, el odio o el rencor. Sólo está el presente. Es como si para un cristiano, la muerte de los millones de judíos asesinados en la segunda guerra mundial se justificase porque unos 2000 años atrás mataron a Jesús; o, más actual, los ataques a Gaza y Líbano se justifican por el comportamiento genocida de los nazis con los judíos.

Nada de esto tiene sentido y tanto dominio del EGO solo puede traer sufrimiento.

Tal vez en todos los países existan las mismas expresiones egotistas, solo que a estos dos yo los conozco mejor y, aunque parezca mentira, los amo igual.

ego_buda¿Cómo mantener el EGO bajo control? Me alegro que se haya hecho esta pregunta.

Yo le recomendaría que hiciese lo siguiente, en aras de buscar estados de auténtica felicidad y considerando que lo que le voy a transmitir son simplemente palabras fruto de mi experiencia, lo cual puede no servirle para nada:

  • Concéntrese, al tener que tomar una decisión, en su “verdadero ser”, en el que nació, libre de todos los títulos, pero pleno de todos los poderes. Era, es y será todo lo que puede ser; nada de fuera lo complementa, llena, adorna, etc., lo hace verse más de lo que ya es, porque no puede ser más quien lo es ya todo. Así, tomará más decisiones basadas en sus gustos, en su intuición, en su libre albedrío, en su felicidad, que en sus apariencias y, a la larga, será más recompensado.
  • Cambie su forma de enjuiciar a los demás y, más importante, a sí mismo. NO ponga adjetivos calificativos a las personas, solo a los actos. Diga, por ejemplo, “la conducta de esa personas puede ser inadecuada para educar a su hijo”, en lugar de decir “es un mal padre”. Comente que algunas personas “abusan del alcohol”, en lugar de “son alcohólicos”. El acto se puede cambiar, el “ser”, la esencia, no. Cuando el dominio del ego está presente, lo único en lo que pensamos es en tener razón, nos olvidamos del ser y nos enfocamos en lo que no es discutible, el acto.
  • Esté consciente del uso que haga en su vida de los dos recursos más importantes de que disponemos: el tiempo y el dinero. Verá, cuando el EGO está en control dedicaremos tiempo y dinero a cosas intrascendentes. Gastaremos mucho tiempo en tener la razón, en enojarnos cuando los demás no nos la dan, y gastaremos mucho dinero en vanidad y en cosas superfluas, pensando que nos harán mejores de lo que ya somos a  la vista de los demás.
  • Disfrute del ahora, del momento presente. Cada vez que su mente divaga al pasado o al futuro sepa que es el dominio del ego buscando un lugar dominante en el mundo que ha creado. Sólo hay un momento para descubrirnos en todo nuestro esplendor, y ese momento es ahora. El futuro y el pasado están llenos de carencias y expectativas no cumplidas, de sueños de poder y de grandeza no presente, sin la que no seríamos una digna expresión de nosotros mismos, pero ya somos la mejor y más digna expresión de nosotros mismos, aquí y ahora. Póngase a la espera de encontrarse y un día se sorprenderá. Mejor, sorpréndase ahora, ¿por qué esperar?

Si le gustó este artículo, ya sabe, póngale todos los “likes” que pueda, que mi EGO se lo agradecerá. ¿Ya ve? Acabo de ser víctima de mi EGO. He de ser o Mexicano o Español, o todo lo contrario.

Entradas relacionadas

Anterior

Funnydent o el perdón de la estupidez

Siguiente

Robe y hágase rico: la fuente de la creatividad personal

2 Comentarios

  1. connieromo@yahoo.com.mx'

    Constanza

    Hola Francisco espero que tu vida siga fluyendo en armonìa aquì y ahora.
    Sabes una cosa? me encanta tu manera de escribir, de comunicarte eres en verdad sensacional (jajaja que tal eh? incienso puro para tu ego).
    Creème que en el dìa a dìa libro mil batallas para mantener un poco acallado al diablito que dia a dia me esta fregando por decirlo de una forma educada. Estoy conciente de que si no elevo mi conciencia por encima del error, el ego volverà a hacer de las suyas y no dejarè de confrontar miles de situaciones equivocadas.
    En fin gracias por compartir tus conocimientos y experiencias.
    Saludos desde Ciudad de Mèxico.
    Constanza (connie).

    • Francisco Senn

      Estimada Constanza, mi EGO y yo mismo agradecemos tus hermosas palabras. Leyendo tu metáfora percibo que, tal vez y con todo mi respeto hacia ti, si cambias la forma en que expresas la experiencia la hagas más eficaz, sencilla y fácil. A mi me parece que traes el EGO más controlado de lo que crees. En todo caso, controlar al EGO no requiere esfuerzo, solo presencia. Un abrazo

Deja un comentario

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: