Soy aficionado al fútbol, lo reconozco, pero hasta los que no lo son, saben quién es el Cholo SImeone. Y mi equipo preferido es el Real Madrid y, aunque me cueste un poco, quiero hablar en estos momentos del Atlético de Madrid, su gran rival de la misma ciudad.

t_atletico_de_madrid_jornada_3_rostov_vs_atletico_madrid-11225587

¿Por qué? Muy sencillo. Resulta que este equipo, el Atlético, tiene un entrenador argentino que ha llevado al equipo a tener resultados más que extraordinarios desde que lleva las riendas. El Cholo Simeone, que así se llama dicho entrenador, utiliza, además de su gran conocimiento del deporte, una especie de filosofía “new age”, de pensamiento positivo, de motivación positiva que no solamente ha gustado a los jugadores, sino que también causa deleite en los seguidores, quienes repiten los mantras positivos del Cholo como si fueran rezos.

Su frase más famosa es “Atrévete a soñar”, pero también es épica la de “Los límites de tus sueños están en tu mente; el poder para alcanzarlos está en tu corazón”. O su ya también famoso “Partido a partido”, sacada, me imagino, de una canción ya clásica que dice que “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.

Yo me emociono con cualquiera de estas frases, lo reconozco. Y me emociono porque trato de vivir mi vida desde hace ya varios años basado en las mismas ideas y conceptos. Creo en ellos y los he recibido de mis maestros muchos años antes de oírselas al Cholo.

“Como en las grandes batallas, a veces no gana el mejor sino quien está más convencido”, nos dice el Cholo lleno de auto confianza. Y es verdad, caramba. Por experiencia sabemos que la actitud determina la altitud, que las ganas pueden más que los títulos universitarios a la hora de encontrar trabajo, por ejemplo.

cholo

“O ganamos o morimos ganando”, pero no deja otra opción a sus jugadores. “Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”, nos dice Yoda, el personaje de la guerra de las Galaxias, en un intento de emular al Cholo, supongo.

Lo que me llama la atención es que muchas personas que celebran estas frases y las consideran importantes para que el Atlético consiga los resultados que está logrando, cuando se trata de sus vidas, parece que todas estas frases no son más que palabras huecas. Funcionan para un equipo de fútbol, pero no para ellos.

Un grupo de jugadores se puede atrever a soñar, incluso los seguidores se pueden atrever a soñar que el equipo puede remontar un resultado adverso o ganarle a un equipo aparentemente mejor, pero yo no puedo atreverme a soñar en un mundo mejor para mí, en superar los enormes retos con los que me enfrento todos los días de mi vida.

El equipo puede hacer grandes cosas, yo no.

La verdad es que si la mayoría de las personas creyesen en sí mismos como el Cholo cree en sí mismo y en su equipo, el mundo entero sería, sin duda, un lugar mejor. Y esa es la lección a aprender de todo esto, que creer en uno mismo será siempre más importante que creer en un equipo de fútbol.

Así que, la próxima vez que digas “hay que atreverse a soñar para lograr lo que sea que te propongas”, recuerda incluir tus sueños en el asunto. Te aseguro que los harás realidad porque “las finales no se eligen; se juegan y se ganan”. Y la vida parece que también.

Entradas relacionadas