¿Es importante tener un título universitario o académico para tener éxito en la vida?

Pues bien, lejos de mi costumbre de retrasar la respuesta a mis preguntas para que sigas leyendo el resto del artículo, voy a revelarte la respuesta a esta pregunta justo ahora.

Absolutamente NO. Y te digo por qué a continuación.Sí, has leído bien. No, en lo más mínimo.

“¡Pero qué barbaridad! ¡Cómo te atreves a decir semejante idiotez!”, pensarás ahora.

En verdad que parece perogrullada en los tiempos actuales, lo sé. Todo el mundo se esfuerza tanto por tener un título universitario…

Hay países, lo sé bien, en los cuales las personas se consideran humilladas si sus nombres no van acompañados del título. Es decir, no son Pérez o López, son Licenciado Pérez o Ingeniero López.

Hay otros en los que aunque no se hace uso del prefijo se inventan títulos y másteres para dar realce a nuestras vidas.

Piensa en ello por un momento. Si no tienes estudios universitarios, ¿quiere eso decir que no tienes posibilidades de tener éxito laboral o económico en la vida? ¿En serio crees eso?

Por favor… No te voy a salir con eso de que la mayoría de los millonarios del mundo no tienen Universidad, que, por cierto, es verdad. No estoy en contra de la Universidad, pero sí estoy en contra de darle más importancia de la que realmente tiene y, con más ahínco todavía, de hacerla imprescindible para determinar el éxito de un ser humano en la vida.

Puede parecer mentira, pero existen innumerables cantidades de personas que por el mero hecho de no tener “estudios” se han auto condenado al fracaso. Esto es un verdadero drama.

El título académico es una certificación de conocimientos y nada más. Muy importante porque la sociedad necesita saber quién sabe algo con dominio y quién no. Pero no es sinónimo de éxito ni de prosperidad. Se sabe con certeza que, en la actualidad, en países donde hay más demanda de empleo que oferta, como España por ejemplo, los títulos académicos se usan para rechazar personas que no los tienen más que para contratar a personas aptas para el trabajo. Es muy común encontrar ofertas de empleo que dicen cosas como “preferible con Máster”, pero sin decir en qué o para qué.

Piensa de nuevo. Supongamos que no tienes estudios universitarios o que los empezaste y no los concluiste. ¿Quiere eso decir que tu vida ya es un asco, que no queda nada por hacer? ¿Verdad que no? ¿Verdad que te queda toda una vida hermosa y esperanzadora por delante?

Pues eso, dejémonos de comportar como si, por no tener estudios, fuéramos inferiores. Y solo entonces empezaremos a creer en nosotros mismos y no en las certificaciones exteriores y tal vez, solo tal vez, dejaremos de mentir porque ya no tenga sentido seguir inventando los títulos nobiliarios que en alguna época fueron importantes pero hoy en día, en pleno siglo XXI, ya no lo son.

Que no, hombre, que no lo son. Nadie, escúchame bien, nadie está condenado a la mediocridad por no haber ido a la Universidad. Estamos condenados a la mediocridad si nos creemos que somos mediocres, y ese título, el de Licenciado en Mediocridad, solo es posible obtenerlo si tú mismo te lo concedes.

Si te vas a titular en algo, titúlate en saber que nada ni nadie te puede detener en la vida. No porque yo te lo diga, simplemente porque tiene sentido.

Y si tienes el título tan anhelado, lamento decirte que tu papel no representa ninguna garantía de éxito. A menos que creas en ti.

 

Entradas relacionadas