Cuando hablamos de EGO, pensamos inmediatamente en aquella expresión de nuestra personalidad vanidosa y que hay que tener bajo control pero tiene que ver enormemente con el trabajo en equipo o con la ausencia del mismo, para ser más precisos.

Hoy en día damos por sentado que si alguien inventa algo lo patenta y, si es valioso y existe una fuerte demanda de lo inventado, se hará rico sin problema y será reconocido por tal invento.

De ahí que, desde hace varias centenas de años, nos esforcemos en encontrar ese invento que nos permitirá vivir sin problemas el resto de nuestras vidas. Existen mitos como el del que patentó la tapa metálica de las botellas años después de que se venían usando regularmente en la industria de las bebidas sin haber sido previamente patentadas. No lo sé a ciencia cierta, pero de ser cierto qué historia de buena suerte tan envidiable.

Leer más