La importancia de la Inteligencia Emocional

Cierto día, un rico ateniense encargó a Sócrates la educación de su hijo. El filósofo le pidió por aquel trabajo quinientos dracmas, pero al hombre le pareció un precio excesivo.

– “Por ese dinero puedo comprarme un asno.”, reclamó el rico.

– “Tiene razón. Le aconsejo que lo compre y así tendrá dos.”, contestó Sócrates

Puedes pensar que la respuesta de Sócrates, además de mostrar su portentoso intelecto, fue cruel, insensible e hiriente con la criatura del rico ateniense. Hoy en día es probable que Sócrates enfrentase alguna demanda por injurias, incorrección política o por simplemente atacar a un colectivo vulnerable, el de los asnos.

Sócrates era un genio que con su genialidad transformó la manera en que piensa y se comporta la sociedad occidental y probablemente la del mundo entero. No solamente lo veneramos hoy como nuestro antepasado cultural y filosófico, también gozó de culto en la antigua Grecia.

Leer más