La importancia de la empatía

“El hombre más feliz del mundo es aquel que sepa reconocer los méritos de los demás y pueda alegrarse del bien ajeno como si fuera propio,”

Johann Wolfgang Von Goethe.

¿Es la empatía una habilidad que da beneficios personales más allá de la simple satisfacción de los demás? ¿Es la empatía un buen medio para conseguir objetivos valiosos? Finalmente, ¿es la empatía, si es que resultase importante dominarla, una habilidad que se puede desarrollar a voluntad o se nace con ella?

La empatía tiene un beneficio personal fundamental que puede cambiar nuestras vidas para siempre y quisiera compartirlo contigo en este instante. Creo firmemente que la empatía es el elemento más importante que desarrollar en el mundo en este momento y te lo voy a demostrar. Pero antes, déjame compartirte una serie de consideraciones.

Introducción a la Reingeniería personal

Usando nuestro Poder Personal, podemos cambiar el mundo que nos rodea y transformarlo en uno a la medida de nuestro enorme potencial. Podemos influir en nuestras realidades y diseñar otras acordes con el propósito de los seres humanos, que fuimos diseñados para la grandeza y condicionados patra la mediocridad.

Este es el mensaje que Francisco Sennn nos quiere transmitir en momentos como los actuales, en los que estamos inmersos en un drama de sufrimiento y pérdida de libertades fundamentales. Este es un mensaje para inspirarnos a tomar el control de nuestras vidas ahora mismo.

Las malditas “soft skills”

Inteligencia Emocional

En ciertos países, el concepto de Inteligencia Emocional no ha permeado lo suficiente como para ser empleado personal o profesionalmente. ¿Es o no es váliso? ¿Es o no es útil? En este post, Francisco plantea un más que interesante debate.

En la última década, la ciencia ha descubierto el papel importante que las emociones juegan en nuestras vidas. Los investigadores han encontrado que incluso más que el cociente intelectual, la conciencia emocional y habilidades para controlar sentimientos, determinarán nuestro éxito y felicidad en todos los ámbitos de la vida, incluyendo las relaciones familiares.


John Gottman, psicólogo y reconocido escritor norteamericano experto en divorcios y estabilidad matrimonial

Aunque parezca que no, me da a mí que la Inteligencia Emocional llegó, como concepto, para quedarse. Desde que Daniel Goleman, promotor principal del concepto que no investigador del mismo, escribió su libro éxito de ventas del mismo nombre en 1995, ha ido penetrando más y más en las culturas empresariales del mundo occidental.

Las malditas dicotomías

Puedes escuchar esta charla en audio en el siguiente reproductor

“Se pueden alcanzar dos metas aparentemente contradictorias”, 9ª ley de la Disciplina Sistémica, del libro La quinta disciplina de Peter Senge.

Dicotomía se define de la siguiente forma (cito a la Wikipedia):

“El desglose o fraccionamiento de un concepto genérico en uno de sus conceptos específicos y su negación. El concepto se refiere así mismo a la ley que establece que ninguna proposición puede ser verdadera y falsa al mismo tiempo.”

Etimológicamente, es decir, en origen lingüístico, significa dividir en dos partes un objeto, concepto o experiencia, de tal forma que las dos partes se excluyen mutuamente. Para efectos de esta charla, nos centraremos en las falsas dicotomías, donde dos cosas aparentemente excluyentes, en realidad no deben de serlo y, de hecho, no lo son.

El efecto colateral del Covid: catatonia social

Esquizofrenia catatónica: La característica principal del tipo catatónico de esquizofrenia es una marcada alteración psicomotora que puede incluir inmovilidad, actividad motora excesiva, negativismo extremo, mutismo o peculiaridades del movimiento voluntario.

www.esquizofrenia24x7.com

¿Está la sociedad actual catatónica? Es una pregunta que me hago con frecuencia.

Que la pandemia nos afecta mucho más allá de la enfermedad que implica, es algo que, en estos momentos, debiera estar fuera de discusión.

Es, sin duda también, una situación anómala, sorpresiva, negativa, amenazadora de nuestra existencia y es también, por lo menos para muchas personas bien pensadas que no creen en teorías conspiratorias, totalmente inesperada e imprevisible. Por más que Bill Gates tiene avisando de la posibilidad real de una epidemia como la que ahora padecemos desde hace años, yo personalmente me acabo de enterar de sus amenazas o advertencias recientemente.

Dame una moneda, tengo que tomar una decisión de $2 millones, parte 3

Episodio 3.

En el episodio pasado, uno de los clientes de Francisco usaba una moneda para tomar una decisión de un par de millones de dólares y veíamos otras muestras de cómo el uso de la intuición puede permitir que un CEO lleve a una empresa por el camino del éxito y del crecimiento. En este episodio analizaremos las razones por las que la intuición no es usada tan a menudo como se necesitaría y, también revisaremos, los principios que rigen el uso del instinto o intuición .

Continuemos.

Un amigo mío, gerente de sucursal bancaria, me comentaba que la concesión de los créditos o préstamos personales del banco en el que trabaja, y seguramente en todos los demás, depende de un algoritmo. Le das cierta información al sistema y el sistema programado “decide” (y lo pongo entre comillas intencionalmente) si te concede el préstamo o no. El viejo cuento de que los banqueros son aquellos que te prestan un paraguas cuando llueve si y solo si ya tienes paraguas es ahora más cierto que nunca.

El intelecto tiene una serie de desventajas que le impiden tomar decisiones adecuadas a nuestros deseos y, entre ellas, están las siguientes:

Dame una moneda, tengo que tomar una decisión de $2 millones, parte 2

Episodio 2

En el episodio pasado nos introducíamos en el uso del instinto ,o más correctamente llamada intuición, para la toma de decisiones. Veíamos cómo era, en la experiencia del consultor, que la mayoría de los clientes de corporaciones importantes usaban el instinto de manera rutinaria. Y Francisco nos compartía una experiencia sorpresiva en la que uno de sus clientes estaba a punto de hacer algo inesperadamente brillante para tomar una decisión, delante de un jefe pesado e inútil que no hablaba una palabra de español, en un restaurante de lujo cuya especialidad son las carnes.

Continuemos.

En ese momento, Don Marcelo se dirigió a mi directamente y me pidió que le consiguiese una moneda de buen tamaño. Saqué de mi bolsillo una moneda de $20 pesos, de tamaño suficiente como para romper el bolsillo del pantalón sin problema en unos quince minutos y se la ofrecí. “¿Esta está bien, Don Marcelo?”.

Dame una moneda, tengo que tomar una decisión

El episodio de consultoría que vamos a ver a continuación se titula:

Dame una moneda, tengo que tomar una decisión de dos millones.

En este episodio analizaremos la importancia del instinto en los procesos de tomar decisiones, tanto empresariales como personales. Los tiempos modernos nos han hecho abandonar el us del instinto, razón por la que, cada vez, tomamos peores decisiones en nuestras vidas. Al abandonar el instinto, hemos cortado nuestra relación divina y de origen con la sabiduría universal. Aprendamos a retomar esta insustituible relación para hacer de este mundo, un mundo mejor.

Las malditas nominalizaciones

Vivo con cierto interés el desarrollo político y social de los dos países que se encuentran en mi corazón, México y España. Muy lejos de hacer un artículo de opinión, lo que no es ni remotamente mi intención, voy, sin embargo, a usar dos acontecimientos que acaban de suceder en ambos países. Me refiero en concreto a los comunicados que los presidentes de dichos países acaban de enviar a los ciudadanos que presiden, nunca mejor dicho.

En el caso de España, se trata de un comunicado oficial para presentar o proponer, no queda muy claro, qué estrategia se va a seguir para superar las crisis económica y sanitaria que asolan actualmente a España. En el caso de México, se trata del tradicional informe que cada primero de septiembre dan todos los presidentes, en el que dan cuenta de sus logros, retos futuros, amenazas y estrategias a seguir para superar los obstáculos que se presenten.

La Iluminación y el IQ

Un viejo maestro sufí invitó a sus discípulos a cenar, entre los cuales había un discípulo nuevo. Durante la cena el maestro iluminó a sus discípulos con perlas de su sabiduría hablando de muchos temas, aunque evitando hablar de la iluminación. A pesar de las continuas preguntas de los discípulos el maestro evadió el asunto sutil pero eficazmente.

Al final de la cena, emocionado por lo aprendido y en muestra de agradecimiento, el nuevo discípulo se levantó y se dirigió al maestro: “Maestro, en señal de agradecimiento le ruego me permita limpiar los platos de la cena”.

Página 1 de 14

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén

¿Necesita ayuda? Contacte aqui