Diferencias curiosas entre personas felices e infelices

Un artículo para los que están en busca de la felicidad

Los ingredientes de una vida feliz son algunas de las cosas que muchas personas buscan, en ocasiones incluso, por toda una vida. Sin embargo, nuevas investigaciones revelan que tal vez, estos ingredientes sean mucho más fáciles de encontrar de lo que parece a simple vista.

Según muestra un nuevo estudio, solo una de cada cuatro personas se calificarían a sí mismas como “muy felices”, un 61% de las mismas se calificarían como “bastante feliz” y otro 15% que se consideran “normalmente feliz”.

Lo que nos hace preguntarnos, a mi por lo menos, ¿Qué hábitos, acciones o diferencias muestran estos “muy felices” de los que cualquier persona desearía aprender? Pues bien, una de las recomendaciones reveladas es que para sentirse muy feliz se requiere tener una afición, un pasatiempo. ¿Quieres saber más diferencias? Te cuento.

La encuesta llevada a cabo por Exodus Travels a más de 2000 personas en Estados Unidos encontró que el 83% de las personas “muy felices” reportaban tener aficiones o pasatiempos, o, al menos, tener pasión por temas tales como estar activo, hacer senderismo y viajar, mientras que los infelices no llegaban al 53% que decían tener esas u otras aficiones.

De hecho, los más felices en su mayoría, mostraban estar abiertos a nuevas experiencias mientras que los infelices mostraron más precaución a la hora de embarcarse en nuevas aventuras tanto en la vida profesional como de ocio.

Vestir traje y corbata no era una distinción, pero se ve bien, ¿no?

Y en los tipos de aficiones elegidas también se encontró una diferencia curiosa: los más felices estaban el doble de dispuestos a participar en deportes como el ciclismo, el esquí, el buceo, navegar en bote, viajar, escalar o, en muchos casos, jugar deportes de grupo. La meditación también, extrañamente, formaba parte de las personas más felices mientras que los infelices raramente se prestaban a esta actividad.

Algunas aficiones o pasatiempos, tales como leer, cantar o bailar eran seleccionados por muchos de los participantes de la encuesta independientemente de su nivel de felicidad reportado. Pero un pasatiempo que fue mayoritariamente elegido por los infelices fue, curiosamente de nuevo, jugar video juegos.

De hecho, las personas más infelices reportaron estar tres veces más dispuestos a no tener ninguna afición, ningún pasatiempo en lo absoluto.

Pero los pasatiempos no son la única diferencia entre felices e infelices, ni mucho menos. Otro ejemplo, la apertura a experiencias nuevas mostró ser tan importante como las aficiones: más del 75% de los felices reportó buscar nuevas experiencias regularmente mientras que menos del 40% de los infelices dijo hacerlo.

Otras diferencias fueron:

  • Salir de la zona de comfort.
  • Los felices mostraron estar el doble de inetresados en viajar que los infelices.
  • 58% de los encuestados muy felices estaban en el proceso de planear un viaje mientras que los infelices solo llegaban al 23%.
  • Los muy felices, al momento de planear un viaje, daban preferencia a aspectos como nuevas culturas, buena comida o sitios históricos. Los menos felices priorizaban playas de agua caliente, poca distancia de vuelo o plena comodidad.
  • Los más felices reportaron estar 4 veces más interesados que los infelices en conocer nuevas culturas.
  • Los más felices mostraron ser 3 veces más deportistas que los infelices.
  • 80% de los felices dijeron ser muy espirituales, en contra de menos del 50% de los infelices que dijeron lo mismo en términos de espiritualidad.
  • En aspectos como personalidad y no sorprendentemente, los infelices se veían a sí mismos mayoritariamente como introvertidos, en comparación con los más felices que se describían como extrovertidos y confiados.
  • Las personas más felices resultaron adeptos a la información relativa al desarrollo personal y a la automotivación mientras que las infelices se mostraron a lo largo de todo el estudio reacios a aceptar que ellos mismos pudieran cambiar sus circunstancias personales.

“Mantenerse en la misma rutina y en las mismas cosas un día tras otro puede resultar tentador y cómodo, pero puede resultar también en un aumento de la infelicidad” comenta Robin Brooks, responsable de Relaciones Públicas de Exodus Travels.

Dicho todo lo anterior, no sé si como resultado o como causa, las personas más felices tenían en promedio 6 amigos cercanos con quienes compartían tiempo al menos cada dos semanas mientras que los infelices no llegaban a dos.

¿Tienes el control de tu vida?

Y estudios más, estudios menos, lo que yo sé, por experiencia propia y por haberlo aprendido de mis maestros es que ser feliz es una decisión. La decisión de serlo sin importar las consecuencias ni las circunstancias. Y si no, consíguete un pasatiempo que no sea un video juego. Si no eres feliz en el proceso al menos te divertirás algo y quitarás de tu mente los pensamientos negativos por un tiempo.

Anterior

Cómo tomar decisiones poderosas todos los días

Siguiente

El Ego, la suerte y la Ley de la Atracción

1 Comentario

  1. victor

    Gracias Francisco por tus enseñanzas para lograr la felicidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: