El superpoder de los humanos, según unas cuantas páginas viejas…

Encontré los restos de un libro viejo entre mis cosas.

No estaba completo. Busqué el resto del libro pero no lo encontré. Sólo esta pequeña parte del mismo, unas cuantas hojas sueltas, pegadas entre sí, pero sin portada ni título. Las hojas, unas 4, contenían unos párrafos en inglés escritos en unas hojas bastante antiguas, gastadas por el tiempo, yo diría como de unos 100 años de antigüedad.

No encontré el autor o el título por ningún lado, pero pudiera ser, sin asegurarlo en modo alguno, que hubiera comprado este libro en Harlem, en una librería cercana al Our Lady of Mercy Hospital en un trabajo de consultoría que hice para esta institución en 1989, y creo, de nuevo sin seguridad, que pudiera ser parte del libro The Master Key System de Charles Haanel. Pero no estoy seguro.  Leí lo que contenían, debo confesar que por primera vez a pesar de haberlo tenido conmigo por tantos años, y me pareció tan interesante y revelador que lo quiero compartir aquí.

Antes de contártelo quiero decirte que no tengo pruebas de que esto sea cierto, ni siquiera estudios científicos probatorios, pero todo mi instinto me dice que así es y que es verdad. Mal interpretado o en las manos equivocadas puede causar daño. No me malentiendas, no es la fórmula para la construcción de una bomba, pero sí es una respuesta definitiva a ciertas preguntas que me he hecho por años. Sé que muchas personas más se las hacen y no encuentran respuesta satisfactoria. ¿Por qué no lo había leído antes? No sé, no tengo respuesta a estas causalidades.

Como sucede con muchas otras preguntas, las respuestas se encuentran con frecuencia debajo de nuestras narices, o en frente. Como yo las tengo bastante grandes, las narices, normalmente las respuestas que encuentro están debajo porque enfrente estarían muy lejos. Así que las puedo oler antes de verlas, me refiero a las respuestas, claro.

La cosa es que no había que irse a Afganistán o al Himalaya para encontrar la buscada solución. Lo mejor es que reproduzca el texto que acabo de encontrar, abreviándolo un poco y atreviéndome a cambiarle algunas expresiones que parecen más un inglés del siglo XIX que del XXI. En todo caso, me parece que lo que escribo a continuación es bastante fiel. Salvo una pequeña parte que desapareció debajo de una inexplicable mancha de no sé qué y que no me atreví a inventar, el resto lo transcribo a continuación con, y sé que resulta atrevido, algunos comentarios míos en cursiva y entre paréntesis, para darle interpretación a partes que pudieran resultar algo obscuras.

“El hombre es un ser insignificante cuando se le compara con la grandeza del Universo. Los miles de millones de estrellas y galaxias, lo pequeño que resulta nuestro planeta, nos hacen entender cuan pequeño es el humano.

Y, sin embargo, en ese pequeño rincón de nuestra galaxia, en un diminuto planeta poco o nada llamativo, existe una especie de súper seres, los humanos, que han olvidado enteramente sus extraordinarias facultades y viven vidas repletas de enajenación, miseria, escasez y mediocridad.

¡Oh humano! ¿Qué te ha hecho olvidar tu origen, tu esencia divina? La existencia de una semilla de grandeza yaciendo en tu interior ha sido probada por innumerables científicos a lo largo de tu historia (personalmente desconocía estas evidencias o pruebas científicas y las sigo desconociendo, pero me es fácil aceptarlo).

No caigas en la tentación de creer que eres víctima de los poderosos o de complots universales para mantenerte en la ignorancia (¡ya desde entonces existían los complots!). No es relevante saber por qué has olvidado tu enorme poder interior, lo que importa es que saberlo no cambiará tu vida en nada a menos que descubras ese poder. Solo hay un responsable y ese responsable eres tú.

Porque de entre todas tus facultades existe una que sobresale, una facultad ante cuyo poder no existe resistencia ni voluntad alguna que pueda oponerse, ante cuyo poder se han postrado los soberanos más poderosos del mundo y cualquier cosa imaginable por el hombre es convertida en realidad inevitablemente.

Se te ha hecho creer que se trata de una facultad oculta, aunque en realidad, siempre ha estado delante de ti. Solo tenías que permitir que el velo de Isis se quitase de tus ojos. (Ya se puso algo esotérico, pero vale la pena seguir leyendo, créeme).

Han existido tantos falsos profetas que no has sabido reconocer al que trae la verdad. Pero todo esto es necesario para el que quiere saber, necesitas aprender a distinguir lo verdadero de lo falso (hombre, en algo me recuerda al bombardeo de información a que estamos sometidos en el presente y de la que tenemos que aprender a encontrar lo relevante). Sé que toda la experiencia que te rodea te dice precisamente que no posees ningún poder especial, que eres nadie en este mundo. Debes saber que esto es lo falso y que no has aprendido todavía a crear una experiencia de vida acorde con la verdad.
A pesar de haberte olvidado de tu facultad, has estado, sin embargo, usándola desde que naciste. Pero lo has hecho inconscientemente, sin pensar, sin usar tu divina voluntad, sin saber que el cielo que buscas está ya dentro de ti.

Yo voy a revelarte ahora cuál es ese súper poder o facultad que ha estado oculta de ti por tanto tiempo, pero antes de seguir leyendo debes prometer, y que Dios esté de testigo, que no cederás a la tentación de tus dos más grandes enemigos. No te permitirás caer ante la idea de que ya lo sabías ni de que la inacción te domine hasta el extremo de no practicar incesantemente lo que aquí te voy a enseñar.

(Aquí empieza la parte ilegible manchada con no sé qué y el escrito nos lleva directamente a la revelación de ese súper poder, de esa facultad única y oculta, por lo que continuo con lo que puedo leer).
(Continuará en una segunda parte…)

Entradas relacionadas

Anterior

Cómo saber si todavía estás vivo

Siguiente

El Superpoder de los humanos, parte II

6 Comentarios

  1. victor rivera

    Gracias Francisco, feliz año, que DIOS te de fuerza y te ilumine para que nos siga enseñando tu sabiduría gracias.

    • Francisco Senn

      Gracias a ti, Víctor, y sobre todo por seguir siendo mi amigo. Un cordial saludo,

      Francisco

  2. constanza

    Hola Francisco, me gusta mucho como escribes, eres genial. Ademàsd de que tus artìculos me aportan nuevos conocimientos y me hacen reflexionar, lo cual me agrada, pues como tu sabes ya todo es pan con lo mismo. Me dejaste con mucha curiosidad, espero con ansia la segunda parte.
    Muchas gracias y muchos saludos desde Ciuda de Mèxico.
    Constanza ( connie para los cuates)

    • Francisco Senn

      Hola Connie, muchas gracias por tus comentarios, me hacen sentir muy contento y me animan a seguir escribiendo. La segunda parte ya está escrita y la publico el lunes. Un saludo cariñoso desde Madrid

  3. Jorge

    Francisco feliz año. Como siempre, atento a tus sabios consejos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto:
x Shield Logo
Este sitio es protegido por
The Shield →